Parece que, poco a poco, vamos apreciando una subida de temperaturas. A falta de 1 mes para entrar en verano, lo cierto es que el calor empieza a hacer huella en nuestros entrenamientos. Esta época del año tiene enormes ventajas: más horas de luz, vacaciones a la vista, mejor humor general... Pero, cuidado! Si no queremos sufrir más de la cuenta, tocará poner orden en nuestro armario y empezar a utilizar una buena camiseta de tirantes para entrenar sin cocernos.


Otra de las enormes ventajas del buen tiempo es que podemos afrontar nuestros entrenamientos sin parecer cebollas. Personalmente, odio salir a correr con camiseta térmica, camiseta manga larga, cortavientos... Esa sensación de pesadez, de poca fluidez en los movimientos es un engorro; pero cuando el frío aprieta no es plan de coger la gripe cada vez que salimos a hacer kms... Ahora ya es muy posible ir a entrenar con una camiseta y poco más y eso es muy de agradecer.


Como ya sabrás, no es lo mismo hacer rodajes que pegarte un buen palo con las malditas series. Para esos días de ir al 100% un buen consejo es ir pensando ya en utilizar una camiseta de tirantes. Hay marcas infinitas, tejidos de 500 clases y colores para todos los gustos. Así que quédate con la que quieras o te puedas permitir pero piensa que una buena camiseta te permitirá sacar mucho más rendimiento.


La camiseta de tirantes ideal no es solo aquella que no tiene mangas. Es aquella con un tejido que no retenga el calor de tu cuerpo y te permita correr fresco el máximo de tiempo posible. No solo eso. Es aquella que, además, te ofrece ese plus de ligereza y no se te pega al pecho. Aquella que la lavas entreno tras entreno y mantiene sus propiedades casi intactas. En definitiva, una camiseta de tirantes tiene que cumplir ciertos requisitos o puede amargarte la sesión como si entrenaras con plumón en pleno agosto.

16,13 ms